martes, julio 25, 2006

FRENOS & CONTRAPESOS. LECTURAS VARIAS ...

(1) ¡Hiperinflación de leyes! Sin dudas, la noticia "top" desde el punto de vista de los frenos y contrapesos es la nota de María José Lucesole en LA NACIÓN: "Estudian eliminar miles de leyes". En la provincia de Buenos Aires hay cerca de ... ¡14 mil leyes! La mayoría, por supuesto, no sirve para nada. ¿Cuál es el origen, desde el punto de vista de la cultura política de un país, de semejante disparate?

Estoy estudiando el tema en un libro que escribo en mis horas libres ... No puedo decir mucho, pero es obvio que estamos ante un problema causado por la ausencia de stares decisis (el precedente como fuente formal del derecho). Stare decisis coloca un límite a la "creatividad" legislativa que, como en el caso argentino, termina generando un grave problema: el desprecio generalizado por el derecho.
____________________

(2) ¿Moneda común del Mercosur? Sigan soñando. (Martín Kanenguiser: "Buscan desdolarizar el Mercosur".) La Sra. Miceli se reúne con el ministro brasileño Guido Mantega. El tema: "des-dolarizar" el Mercosur, y reflotar la idea de una "moneda común". No es una idea que comparto, pero tienen todo el derecho de explorarla. El (pequeño) problema que veo es el siguiente: no va a andar.

Emitir una moneda exitosa es algo más que imprimir papelitos de color. Una moneda requiere un marco político, legal y jurídico que defienda la propiedad privada ― poniendo trabas al poder político. El primer banco central moderno es el Amsterdamse Wisselbank, fundado en 1609 en el primer país europeo en definirse como una "respublica mixta".

Luego vino el Bank of England, fundado en 1694, para apoyar la Glorious Revolution basada en el "habeas corpus" y en la explícita separación entre Corona y Parlamento. Sobre estos temas, la Sra. Miceli y el Sr. Mantega podrían leer con provecho el magnífico libro de Marius van Nieuwkerk. Hollands Gouden Glorie. De financiële kracht van Nederland door de eeuwen heen. (Haarlem: Becht, 2005).
_____________________

(3) ¿Preocupado por el "Uncle Sam"? Relájese. Siguen apareciendo libros criticando las "aspiraciones hegemónicas" y el "desprecio por el derecho internacional" demostrado por los Estados Unidos. El Financial Times comenta dos: Kishore Mahbubani. Beyond the Age of Inocence. Rebuilding Trust Between America and the World (Londres: Public Affairs, 2006) y Andrew Kohut & Bruce Stokes. America Against the World. How We Are Different and Why We Are Disliked (Nueva York: Times Books, 2006).

Mi sensación es que el temor al Uncle Sam, aunque comprensible, se basa en errores de percepción sobre la naturaleza misma del sistema estadounidense, y sobre la marcha de la globalización. Sobre el primer punto, muchos comentaristas subestiman la capacidad de "auto-corrección" del sistema. (Ver, por ejemplo, el último fallo de la Corte Suprema sobre un preso de Guatánamo: un separation-of-powers argument que fuerza al Pentágono a aplicar las Convenciones de Ginebra a todos los detenidos.)

Sobre el segundo punto, vale la pena leer el blog de Thomas Barnett. Barnett piensa que las fuerzas de la globalización superan por lejos el poder de los Estados Unidos, y que vamos a un mundo con centenares de instituciones descentralizadas que ― lentamente, y en función de los acontecimientos― producirán rule-sets, conjuntos de reglas que definirán la manera en que se llevará adelante el comercio, las finanzas y ... la guerra (*)

En otras palabras: terminó la "Pax Americana" ― vamos hacia la "Pax Globalizada". Mensaje a mis amigos anti-Bush: relax. Las cosas no están tan mal.

(*) La idea de Chirac-Villepin de transformar a las Naciones Unidas en un Comité de Salut Public fuera de la ley y sin controles está ... nocaut.

1 comentario:

Marian Teves dijo...

Muy interesante tu post acerca de la cantidad de leyes. Una cosa que me fascina es la siguiente. Se supone que la ley es conocida por todos y estamos todos comprendidos por ellas. Por la actividad que desarrollo, sé muy bien (desgraciadamente) que esa máxima es un imposible en las actuales circunstancias. Desafío a cualquiera a ingresar en la página de Infoleg, buscar la 24.241 y acceder a la visualización de todas las normas modificatorias y reglamentarias que la implican. En lo que va de la reforma previsional ya llevamos según este buscador, unas 731. y es sólo cuestión de tiempo para la contrareforma de nuestros revolucionarios en el Congreso.
No creo que pase por creatividad legislativa. Esta aberración se da a mi criterio por la horrible concepción del derecho que tenemos y lo improvisados que somos. Por un lado entendemos que para normar, hay que decir al detalle lo que se debe hacer, y luego la realidad se encarga de hacernos dar cuenta de que no somos tan inteligentes como creemos, obligándonos a adaptarnos a cada nueva situación con una norma complementaria.
La improvisación no es menos grave. Como los legisladores juegan siempre en las grandes ligas, jugando un juego de política en donde lo principal es hacerle el caldo gordo al partido de turno o en su defecto arruinarle el estofado, terminan concibiendo unos monstruos mutantes que otra vez, reflejan cualquier cosa, menos el marco necesario para que una actividad pueda desarrollarse en armonía social.
Terminan dándose situaciones de clara contradicción entre normas vigentes, ignorancia de las mismas hasta por parte de quienes deben aplicarlas (sí, los jueces muchas, muchas veces no tienen ni perra idea de la ley que corresponde aplicar en determinadas circunstancias, ni parece interesarles, doy fé), inseguridad de la sociedad para tomar decisiones (no sólo un empresario, un ciudadano cualquiera que no tiene certeza por ejemplo, de qué manera le afecta la decisión de irse a trabajar fuera del país a la hora de conservar sus derechos previsionales).
La lista es interminable, y podría pasar horas despotricando contra este tema. Pero es verdaderamente inútil.
El digesto, lo van a hacer. Cómo se ha hecho ya muchas veces. Pero en unos diez años estaremos en la misma situación. Lo firmo.