lunes, julio 24, 2006

FRENOS & CONTRAPESOS. EL PODER CONCENTRADO Y EL PROBLEMA DE LA INFORMACIÓN
. Ford Motor Company: Board of Directors

Una de las "modas" más interesantes en el mundo del management es la aplicación de la noción de "frenos y contrapesos" (checks and balances) al mundo empresario. Todo comienza con un discurso de Alan Greenspan sobre Enron en julio de 2002, en el cual el ex-chairman lamenta la ausencia de frenos y contrapesos en las grandes compañías estadounidenses ― donde, muy a menudo, una misma persona concentra los puestos de CEO y chairman of the board.

La semana pasada, en CNBC, una analista se refería a los problemas de management de Ford Motor Company [NYSE: F] en términos de la calidad de la información que recibe Bill Ford. Representante de la legendaria familia de Detroit, Bill Ford es uno de los mayores accionistas de la compañía; es CEO y también chairman of the board. El temor en Wall Street es que sus subordinados no se atrevan a informarlo con precisión sobre el verdadero (y crítico) estado de la compañía.

Estamos frente a un clásico problema del poder concentrado: el temor a informar al "tirano" sobre la realidad. Séneca y Tácito conocían bien el problema. En su libro sobre las cruzadas, Geoffrey Hindley relata un caso interesante. En septiembre de 1395, una expedición conjunta del rey de Francia y del duque de Borgoña contra el sultán turco Bayazid termina en una catástrofe para los franceses. Cuando los sobrevivientes llegan a París, son inmediatamente encarcelados: ¡No es posible creer en semejante derrota a manos de los infieles! [1]

Des-gobierno e información en América Latina
Y mientras escribo estas líneas, me viene a la mente un caso más actual, también muy revelador. Cuando el presidente Carlos Menem tuvo la fantasía de proponer a Buenos Aires como candidata para los Juegos Olímpicos (¿en 1997?), sus seguidores mantuvieron durante los meses subsiguientes un tono optimista y confiado cada vez que hablaban con él.

En realidad, todos sabían que la violencia callejera y la inseguridad en Buenos Aires ―por no hablar de la negativa a investigar la AMIA― convertían al sueño presidencial en algo imposible. Pero la realidad es que Menem recibía información de pésima calidad. Nadie quería, o nadie se atrevía, a decirle la verdad.

Mientras más concentren el poder, menor será la calidad de la información que reciban Chávez, Evo y "K". El des-gobierno se notará cada vez más [2].

[1] Geoffrey Hindley. The Crusades. A History of Armed Pilgrimage and Holy War. Nueva York: Carroll & Graf, 2003.

[2] LA NACIÓN ofrece un ejemplo interesante al respecto. El Sr. "K" recibe de manera habitual información privada, personal, sobre la reacción del público a sus maniobras. Parece que "sus" fuentes acaban de desmentir cualquier reacción negativa al escándalo de los super-poderes: "El Presidente dice tener encuestas que demuestran lo contrario: al volver anteayer de la Cumbre del Mercosur en Córdoba recibió algunos sondeos. Comentó que eran muy positivos. 'Cristina subió casi cinco puntos en las encuestas', habría dicho, refiriéndose al impacto de sus discursos en defensa de los proyectos sobre DNU y superpoderes". Hmmm ....

2 comentarios:

extranjero dijo...

El Sr. "K" recibe de manera habitual información privada, personal, sobre la reacción del público a sus maniobras. Parece que "sus" fuentes acaban de desmentir cualquier reacción negativa al escándalo de los super-poderes: "El Presidente dice tener encuestas que demuestran lo contrario: al volver anteayer de la Cumbre del Mercosur en Córdoba recibió algunos sondeos. Comentó que eran muy positivos. 'Cristina subió casi cinco puntos en las encuestas', habría dicho, refiriéndose al impacto de sus discursos en defensa de los proyectos sobre DNU y superpoderes". Hmmm ....

AGUSTIN,
terminas tu comentario con un humm...
y me pregunto si tienes razon.
Me explico: yo he visto a la television un programa (Kikuchi), que hablaban del hecho que la senadora K. uso sus 20 minutos reglementarios para hablar de super poderes durante 3h y media, y lo hizo pasar en cadena nacional.
Ella parecia descontrolada a fuerza de vehemencia, casi de gritos.
cualquier persona analitica ve estos gritos como un signo de debilidad.
pero Kikuchi termino diciendo que este estilo da mas votos, y no menos.
Puede ser.
No hay que olvidar que muchos leaders populistas como Hitler o Peron hablaban muy fuerte a las masas.
Es mas, todos los discursos de politicos argentinos son hechos casi a los gritos.
Un ejemplo mas: Saul Ubaldini, de vos baja y suave, cambia su vos durante los discursos, llegando a copiar perfectamente la vos de Peron.
Asi que me pregunto si no lo hacen porque saben muy bien que esto les SUMA VOTOS.
Si esto seria el caso, poco importa la informacion que reciben, su forma violenta de hablar da mas redito que hacer lo que la gente quisiera.
Es un tema para pensar.

agustin dijo...

Extranjero: todos buenos puntos. Pero no está demás recordar que el Ayatola Alberto Fernández dice que la violencia está "inventada por algunos canales de cable".