jueves, julio 26, 2007

LECTURAS & COMENTARIOS ...

Mario Vargas Llosa & los "frenos y contrapesos"
. Mario Vargas Llosa: "Obama y el sueño americano", La Nación

Leí con interés el artículo de Mario Vargas Llosa sobre el candidato demócrata Barack Obama. Umberto Eco dijo un vez que, si fuera posible, le encantaría tomar un café con ... John Locke. Yo tengo una larga lista de escritores y pensadores, antiguos y modernos, con los cuales tomaría con gusto un café — y Mario Vargas Llosa es uno de ellos. En esta nota, el escritor peruano analiza el sistema institucional de los Estados Unidos:

Pero estas consecuencias [de los malos presidentes] hubieran podido ser infinitamente peores si el sistema de contrapesos, balances y, sobre todo, la descentralización del poder, de sus instituciones, no hubiera servido de freno y corrección de aquellos errores.

¡Excelente!
____________

Buenas noticias: se "morochiza" la globalización
. BBC News. "Qatar ups Sainsbury stake to 25%"

Siguiendo con la tónica de Vargas Llosa —entusiasmado con "el joven de piel oscura" (Barack Obama)— no puedo dejar de mencionar la espectacular morochización de la globalización. Los gobiernos de China y Singapur anuncian una inversión en el banco británico Barclays para facilitar la compra del holandés ABN AMRO. El fondo soberano de inversiones de Qatar anuncia su intención de comprar la cadena minorista Sainsbury por $24,5 billion.

Mientras tanto, "los García", exitosos emprendedores españoles, salen a la conquista de los mercados mundiales en el dinámico mundo de la moda. Esto recién empieza. El mundo pertenece a los audaces competidores y tomadores de riesgo — independientemente del color de su piel o cabello. Se va disipando otro estereotipo sobre la globalización.
____________

Más libros sobre Adolfo Suárez
. Manuel Ortiz. Adolfo Suárez y el bienio prodigioso (1975-1977). Barcelona: Planeta, 2006

Siguen las biografías y estudios sobre Adolfo Suárez. Manuel Ortiz ofrece un estudio minucioso de los años 1975-1977, cuando la Transición alcanza su punto de "no retorno". Ortiz describe el notable estilo político de Adolfo Suárez:

La gran aportación de Adolfo Suárez fue un estilo, una actitud de mesura, responsabilidad y respeto. Su trabajo en la Transición fue realizado desde la serenidad, desde el respeto profundo a los demás, desde una cortesía que no fue nunca una fórmula de manual, sino un permanente reconocimiento de la dignidad del otro.

En cierto sentido, inauguró un nuevo estilo de convivencia política, y valgan algunos ejemplos concretos para mostrarlo: desterró el tuteo como forma tópica de dirigirse en los discursos a un público masivo; respetó siempre posiciones adversas o críticas cuando le fueron expuestas con claridad, aun a riesgo de descalabrar en sus proyectos políticos.

Buscó, permanentemente, el pacto y el consenso, no como una fórmula fácil de esquivar problemas, sino como expresión de un profundo respeto ante posiciones diferentes de adversarios o aliados políticos. Los Pactos de la Moncloa son un buen ejemplo de aquel sistema que luego ha venido generalizándose. Y, en fin, soportó las críticas, razonables o interesadas, con serenidad. Y desde luego, se ha negado siempre, con firmeza, a practicar la ley del Talión.

Cuando le tocó enfrentarse a Tejero, lo hizo a pie firme, erguido, con valor y serenidad, y cuando se convenció de que no tenía apoyos para seguir gobernando, se marchó sin vacilar, sin amargura y convencido de que era lo mejor para España.

Luego Manuel Ortiz cita una significativa frase de Suárez: "Vamos a hacer una obra que va a asombrar al mundo". En otras palabras: el líder constitucional es un ser ambicioso, muy ambicioso. Pero su ambición es de una naturaleza distinta a la de nuestros Fujimori, Bucaram, Menem, Chávez, Kirchner, etc. El líder constitucional —Suárez, Juan Carlos I— quiere ser recordado antes que nada como fundador. Pretende jugar en la liga de los Solón, Licurgo, Washington.

2 comentarios:

hugo perini dijo...

bienvenido al país agustín, imagino que ya habrás llegado.

a propósito del libro sobre suarez, me da la impresión que aprovechaste el viaje para leer.

en cuanto a vargas llosa, personalmente lo considero mejor novelista que escritor sobre ciencia política. en este último rol me parece muy superficial y esquemático. jamás percibí en sus trabajos nada que me abriera nuevas perspectivas o que me hiciera replantear algún tema.

en fin, es solo mi opinión.

Nicolas dijo...

Iberia te dejó llegar???

abrazo
N