miércoles, marzo 22, 2006

FRENOS & CONTRAPESOS. COMENTARIOS SOBRE LA SITUACIÓN EN FRANCIA
. ¡No Pasarán!

Un lector de Mackinlay's me pide un comentario "urgente" sobre la situación en Francia. Tiene la amabilidad de recordar que desde algún tiempo vengo llamando la atención sobre la decadencia del modelo francés ― algo bastante difícil de aceptar para la inteligentzia argentina, tradicionalmente enamorada de tiranos como Luis XIV o Napoléon Bonaparte.

El fenómeno es muy complejo: solamente pretendo ofrecer un par de reflexiones, seguramente parciales e insuficientes. Mi punto de partida es que, culturalmente, Francia es una especie de Argentina, un poco menos desigual. Comparadas con las Nórdicas y las anglos-sajonas, se trata de sociedades jerárquicas, autoritarias y paternalistas.

Las siguientes palabras describen el ánimo que prevalece en círculos intelectuales: "progresismo", feminismo, post-modernismo, relativismo, anti-occidentalismo, anti-Cristianismo, anti-capitalismo, nihilismo, pacifismo, anti-liberalismo, ecologismo, anti-americanismo, anti-semitismo, nacionalismo, racismo, auto-victimización, anti-globalización, deconstrucción, etc.

La guerra contra la innovación empresaria
Desde el punto de vista económico-institucional, veo varios (y serios) problemas en la république. El primero se refiere a una idea básica acerca de cómo funciona una economía moderna. En Francia, nada mejor que el actual proyecto de legislación anti-Apple para entender esta situación.

Como Apple Computer [Nasdaq: AAPL] logró ―¡gracias al talento y al durísimo trabajo de sus innovadores!― una posición cuasi-monopólica en el mercado de downloads musicales, el parlamento francés votará mañana jueves una ley para autorizar el uso de software que convierte contenido digital para cualquier tipo de formato (no solamente iTunes de Apple).

La actitud de los députés recuerda la de los ciudadanos de Constantinopla (los bizantinos) que discutían sobre el sexo de los ángeles, con los turcos en las puertas de la ciudad, listos para degollarlos y violar a sus mujeres. Mientras los jóvenes protestan en Paris por la escasez de fuentes de trabajo, el parlamento ATACA EL DERECHO DE PROPIEDAD.

¿Y cómo creen que van a crear puestos de trabajo? ¿Sin propiedad privada? ¿Sin innovación empresaria? Los députés no leyeron a Joseph Schumpeter. Para el austriaco, el sueño de una posición monopólica era uno de los mayores incentivos para la toma de riesgo, la innovación y el progreso económico.

Y agregaba: don't worry ― estos monopolios duran poco tiempo (ver la intensa competencia contra Microsoft, en sistemas operativos y en aplicaciones). O sea: mientras continúa la persecución contra la innovación ―la UE mantiene una durísima disputa legal contra Microsoft― los científicos franceses salen volando hacia Gran Bretaña y los Estados Unidos.

Note, además, otro ejemplo de cultura política dis-funcional: la ilusión de creer que leyes y/o decretos pueden cambiar las cosas. (Un rasgo compartido con la Argentina). El contraste con la situación de los Estados Unidos no puede ser más claro:

"Graduados de colleges estadounidenses enfrentan el mejor mercado laboral desde 2001, con fuerte demanda para egresados en administración de empresas, computación, ingeniería, educación y salud... Estamos cerca del pleno empleo ... Es el mercado laboral más caliente (the hottest job market) para los 1.4 millones de graduados desde el colapso de las punto.com en 2001".

Globalización, demografía ... ¿Decadencia?
En un escenario "normal", el clima cultural-institucional contrario a la innovación empresaria es un problema serio. Si uno agrega los desafíos de la globalización y del cambio demográfico, la situación (creo yo) empeora. La oferta laboral efectiva se ha triplicado en los últimos 25 años, según el economista de Harvard Richard Freeman [1].

Calculada en poco menos de mil millones de personas en 1980, ha pasado ―de la mano de las reformas económicas en China, la India y la ex-esfera soviética― a casi tres mil millones de personas. Wolf cita un estudio de la OECD según el cual, en un mundo integrado, el salario real de equilibrio en los países ricos debe bajar ... un 15% [2].

En diciembre del año pasado, un grupo de economistas de la Unión Europea publicó un "paper" sobre el impacto económico del tsunami demográfico que se avecina con el envejecimiento de la población. Las conclusiones no son alarmistas, siempre y cuando se aceleren las reformas estructurales del mercado laboral, y mejore el ritmo de innovación y creación de empleo [3].

Bibliografía de la decadencia
El diario Le Monde publicó hace un mes dos páginas enteras dedicadas al debate sobre la cuestión del déclin y/o décadence de Francia [4]. Todo empezó con el libro La France qui tombe. Un constat clinique du déclin français (2003) de Nicolas Baverez. En este best-seller (117 mil ejemplares vendidos), Baverez le reprocha a la dirigencia el "ponerse de pie frente a Bush, de rodillas frente a los sindicatos". (¿Suena conocido?).

El libro dio lugar a un "boom" editorial en el cual los títulos hablan por sí solos: La France en faillite (Rémi Godeau, Calmann-Lévy, 2006, info), L'Agonie des élites (Jean Brousse & Nathalie Brion, La Table ronde, 2006), La Sociéte de la peur (Christophe Lambert, Plon, 2005, info), Le Malheur français, (Jacques Julliard, Flammarion, 2005, info). En este último libro, Julliard escribe que "Los franceses han perdido el gusto del porvenir".

Le Monde concluye con un (acertado) toque de realismo: Francia no es "un piano que se cae del piso 110 del World Trade Center", como afirma Maurice Dantec. Es más: el debate debe entenderse como parte de la lucha política por las elecciones de 2007. Muchos déclinologues se identifican con Nicolas Sarkozy, el actual ministro del Interior, que desea implementar reformas ... a lo Thatcher.

¿Mi opinión? Allez Sarko!

[1] Citado por Martin Wolf: "The answer to Asia's rise is not to retreat from the world", Financial Times.

[2] Helmut Reisen: "China and India. Implications for the World Economy", OECD, 2006

[3] Guiseppe Carone, Delclan Costello & al.: "The economic impact of ageing populations in the EU25 Member States", Economic Papers, European Commision, Diciembre 2005.

[4] Raphaëlle Bacqué: "Pour qui roulent les déclinologues", Le Monde, 25 de febrero 2006. ¡Más bibliogarfía de la decadencia aquí!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno AM!

Te pediria que leas en CLARIN de hoy un comentario de J Attali.

Hace poco lei un libro "los judios, elmundo..." y me parecio bastante bueno> Es un buen escritor.Sin embargo, en esta nota no lo entiendo
Gracias
Ramon Cassino
BsAs

Anónimo dijo...

Me parecen muy acertadas y elaboradas tus apreciaciones sobre el tema. Estoy totalmente de acuerdo con las mismas.
Aconsejo leer el reportaje al Rector de la Sorbona publicado en LA NACION de ayer (martes 21/03/06)

Marcelo

Dolores dijo...

PUedo hacerte un link a este blog nuevo? http://elplanisferio.blogspot.com/

agustin dijo...

Dolores: con mucho gusto. Mañana mismo empiezo a leer el planisferio!

philippe dijo...

agustin,escribiste: "se trata de sociedades jerárquicas, autoritarias y paternalistas."

quiero enfatizar este punto para los argentinos que no conocen bien francia.
francia fue un EMPORIO, y ser funccionario en Francia era (es?) una posicion jerarquica y envidiable. Los presidente de Francia salian de la prestigiosa universidad ENA (llamados Enarques).O sea, Francia fue y es un pais de gobierno muy poderoso, esto a tal punto que hubo peliculas divertidas donde el jefe de estado Mitterand se creia dios.
(despues el rey sol, luis 14, este tipo de chistes no parecen absurdos para un frances, visto el poder del presidente,visto que el repressenta el estado.

De otra parte, los Franceses son los inventores de la revolucion, o, tuvieron una de las revoluciones mas famosas.Por lo tanto, son revoltosos.
en otras palabras , es normal que en este pais todo el mundo defienda con fuerzas sus derechos , y pida ayuda al estado.
(imigrantes, estudiantes, etc..), de otra parte, el estado se cree todo poderoso, y tiene tendencia a creerse mas inteligente que el mercado.
por supuesto, hay excepciones, pero les cuesta mucho llegar a hacer entender conceptos anglo-saxones de productividad al pueblo.
En este entorno estructural, el problema del evejecimiento de la poblacion, con una parte adinerada, y la otra pidiendo ayuda al estado , es como 2 trenes que vienen en sentido opuesto sobre la misma via.

todos lo sabemos.