martes, diciembre 20, 2005

FRENOS & CONTRAPESOS. EL ABANDERADO MAPUCHE
. Crónica TV

Hablar con la gente, visitar librerías, visitar centros religiosos: esta es parte de parte de mi rutina para intentar captar el pulso del país. Pero todo esto quedaría incompleto sin pasar por lo menos quince minutos frente a Crónica TV o Canal 26.

Uno de éstos presentó ayer una larga nota sobre el jóven abanderado de una escuela de provincia que dice ser mapuche (yo le vi pinta de porteño). El jóven se niega a llevar la bandera argentina: solamente acepta la bandera mapuche.

Damas y caballeros, sabía que esto iba a ocurrir: la Argentina acaba de importar la última moda de los auto-denominados "progresistas" europeos: el multi-culturalismo (*).

Déjeme decir lo que esto significa en la práctica (juzgando por la experiencia europea con los inmigrantes musulmanes y otros). Estas comunidades serán "integradas", pero con sus "leyes" y costumbres ―aún a costa de nuestros elementales valores judeo-cristianos.

A cambio de favores políticos, los más fuertes dentro de estas "comunidades" podrán hacer lo que siempre quisieron: imponer su ley, subyugar a sus mujeres, y evitar el ascenso económico de las personas más capaces (estas culturas no se destacan por su respeto a la propiedad privada).

(*) Aclaro, antes que se enojen mis amigos "progresistas", que defiendo con pasión la idea de una sociedad multi-racial. (Tengo dos sobrinas mapuches).

3 comentarios:

Louis Cyphre dijo...

La Argentina es, ante todo, un país fashion. No podemos quedar al costado de las modas internacionales y, desde la caída del comunismo, el indigenismo está tan, pero tan de moda.

jacinta dijo...

Y que palo les dio Marcos Aguinis hace un par de meses en La Nación cuando fue a Chile para un congreso indigenista!!!!! Veré si encuentro el artículo... La edad hace que pierda la memoria cada tanto y no sé dónde puede estar... Wish me luck!

D dijo...

Ahh. Absurdo. Absurdo. Absurdo.

Lo que los movimientos indigenistas olvidan (o no quieren admitir) es que los indígenas hacían entre ellos lo que reclaman del "hombre blanco": matarse. Los mapuches no eran mayoritarios en cieras zonas del sur porque eran naturalmente más prolíficos (cual japoneses patagónicos), sino porque se instalaron echando a otras etnias, quienes a su vez seguramente habían echado a otros. Los mapuches vinieron del otro lado de la cordillera. Tampoco eran los "verdaderos dueños" de nada. Si seguimos con eso, deberíamos expropiar el planeta en favor de los dinosaurios.

No comulgo con el dogma izquierdista del "buen salvaje", aunque tampoco con la doctrina derechista de "los humanos somos así y punto". Creo que habría que evolucionar moralmente, pero eso no significa caer en el absurdo.