martes, mayo 22, 2007

FRENOS & CONTRAPESOS. A DIEZ AÑOS DE "JUDICIAL REVIEW AND CONSTITUTIONAL STABILITY"
. Jonathan Miller. "Judicial Review and Constitutional Stability: A Sociology of the U.S. Model and Its Collapse in Argentina", Hastings International and Comparative Law Journal, Vol. 77, No. 21, 1997.

Hace ya diez años fue publicado este trabajo pionero, que nunca pude leer con el detenimiento necesario (fue retirado de internet), pero que me impactó enormemente. Las dos grandes ideas que recuerdo son de tal actualidad e importancia, que resulta un placer recordarlas. La primera se refiere al peligro de no contar con una cantidad suficiente de instituciones autónomas. Esta observación le permitió al profesor Miller anticipar por varios años la gran crisis argentina de 2001-2002.

El argumento es el siguiente. El constante pisoteo de la autonomía del banco central no puede dejar de tener repercusiones sobre el buen funcionamiento de ... la justicia. Miller observa que las crisis financieras recurrentes —al traducirse en una cantidad fenomenal de amparos judiciales— tienen un efecto devastador sobre la eficacia del sistema judicial. Éste último no puede cumplir sus funciones de manera satisfactoria cuando se encuentra agobiado por amparos.

Lo notable de esta sencilla idea es que fue formulada en ... ¡1997! Cinco años después, el enfoque quedó ilustrado de manera dramática con la gran crisis bancaria. Cuando el zar Domingo Cavallo dicta la "convertibilidad ampliada" en mayo de 2001, modificando la carta orgánica del banco central, la señal es clara: termina la autonomía del BCRA (y termina la noción de contrato). Un solo individuo puede, de la noche a la mañana, decidir la moneda que utilizarán 36 millones de argentinos.

Naturalmente, el colapso inducido por la "convertibilidad ampliada" trajo consigo una verdadera avalancha de amparos judiciales. El riesgo de decisiones judiciales dictadas por las circunstancias (y no por la razón) aumentaba de manera drástica. La lección es clara: la existencia de múltiples instituciones autónomas —en particular el banco central— descomprime la tarea de la justicia. La justicia no puede decidir sobre todo: si lo hace, necesariamente perderá calidad y prestigio.

Respeto por el precedente
La otra gran idea que rescato de mi apresurada lectura de "Judicial Review and Constitutional Stability" es la del respeto —o mejor dicho: la falta de respeto— por el precedente. El profesor Miller presenta un ejemplo devastador. En base a la constitución de 1853, la Corte Suprema falló en 1978 (durante un gobierno militar) en contra de quienes poseían pequeñas cantidades de droga.

En 1986, bajo el gobierno del presidente Raúl Alfonsín, el alto tribunal falló a favor, dejando de lado el antecedente de 1978. En 1990 volvió a fallar en contra (Carlos Menem era entonces presidente). Miller llama la atención sobre el argumento presentado en 1990: "Esta Corte, en su actual composición, decide…" Es decir: la Corte Suprema argentina no se cita a sí misma y no mantiene una jurisprudencia coherente. ¡Sus propios integrantes no creen que durarán mucho tiempo en el cargo!

Ningún tribunal puede aspirar a una dosis mínima de autoridad moral en estas condiciones. Todo esto me llevar a reflexionar una vez más sobre ... Europa. ¿Será casualidad que la eurozona cuente con el banco central más independiente, y que la Corte Europea de Justicia haya recientemente declarado su adhesión al principio de stare decisis? (*). ¿Será casualidad que el Viejo Continente desborde de capital para su emprendedores?

(*) Hans Baade. “Stare Decisis in Civil Rights Countries: The Last Bastion”, in Peter Birks & Adrianna Pretto (eds.) Themes in Comparative Law. In Honor of Bernard Rudden (Oxford University Press, 2002).

4 comentarios:

extrangero dijo...

¿Será casualidad que la eurozona cuente con el banco central más independiente, y que la Corte Europea de Justicia haya recientemente declarado su adhesión al principio de stare decisis? (*). ¿Será casualidad que el Viejo Continente desborde de capital para su emprendedores?

Agustin,
Metiste el dedo sobe el tema justo.

ramon cassino dijo...

Yo creo que para estos paises (tipo Somalia,etc)no existe la posiblidad de tener banco central-Panama no tiene- , creo que la solucion es la propuesta de J Avila banca "off shore".

Y varias supuestas "instituciones"mas, por decirte alguna con poder rel : la SIDE.

Saludos
Ramon Cassino

Agustin dijo...

Ramóm: esta vez vos sos el soñador. Dolarizar es imposible políticamente (admito que en 1999 me sedujo la idea). Saludos.

ramon cassino dijo...

Diste en el clavo,AM!!!

"imposible politicamente".

Claro que si, como va a ser imposible, con la lacra mafiosa que tenemos!!!

Creo que ayer lei que en USA el "comprador compulsivo" ha sido catalogada como enfermedad.

En Argentina el "LADRON COMPULSIVO" es al que tenemos que incluir en nuestros manuales medicos (te aclaro que soy medico).

Que otra categoria puede incluir a estos tipos? Comenzando con su jefe. Ya se robo un bi de Sta Cruz.
Que quiere, y sigue .

El tema es politico, y para mi la politica es como decia Sarmiento "imaginar el futuro"..

Sin imaginar el futuro,bueno, a mi modo ver en no mucho tiempo somos un importante estado...DEL BRASIL.

Ahh...y los chilenos se quedan con la patagonia.
Cordiales saludos
Ramon Cassino