viernes, mayo 25, 2007

FRENOS & CONTRAPESOS. MARIANO MORENO, EL PRÓCER DESCONOCIDO
. Ricardo Levene. El pensamiento vivo de Moreno (Buenos Aires: Losada, 1983).

"... sigo creyendo que debemos juzgar admirables la reconquista y la Revolución de Mayo". Borges

En una encuesta de Clarín, publicada el 25 de mayo de 2004, Mariano Moreno fue elegido el prócer favorito de los argentinos. Lo notable de esta elección es que tanto el público como la mayoría de los "especialistas" ignoran olímpicamente los escritos y la actuación de Moreno, el primer —y tal vez el único— político argentino de alto nivel en captar la idea de los checks and balances. En un libro reciente, el abogado Enrique Peltzer le atribuye a Moreno y a sus asociados:

... una política intransigente e intolerante, que buscaba inspirar asombro y temor en quienes se resistieran o fueran moderados en su apoyo al nuevo régimen ... No se trata de justificar o de repudiar aquella política, pero hay que admitir que ella procuró establecer una concentración del poder que resultó inaceptable [1].

Esta valoración es tan errada como la de Martín Caparrós, que interpreta a Moreno como un precursor de "las vanguardias de los sesentas" [2]. Peltzer y Caparrós tienen un punto en común: no leyeron a Mariano Moreno. No pretendo comentar en esta entrada los artículos de Moreno para la Gaceta de Buenos Aires dedicados a la separación y al equilibrio de poderes. (Hace algún tiempo cité los pasajes más importantes — aunque cada vez que releo estos textos descubro cosas nuevas).

Sí quiero recordar brevemente la renuncia de Moreno a su cargo de secretario de la Junta de Mayo, el 18 de diciembre de 1810. El episodio proporciona tanta información sobre el pensamiento político de Moreno como sus escritos. Cuando los diputados de Buenos Aires se incorporan a la Junta, creando la llamada Junta Grande, Moreno presenta su renuncia por considerar la maniobra "contraria à derecho". ¡Contraria à derecho!

Carlos A. Floria y César A. García Belsunce han dado una explicación técnica de la renuncia de Moreno: "Dicha convocatoria [la incorporación de los diputados] envolvía un error de técnica política, bastante explicable en aquellos tiempos en que la división de poderes era desconocida en la tradición española". Tengo la sensación que esta explicación es correcta, pero insuficiente.

Lo que Moreno expresa con su renuncia es su profundo rechazo a la noción de soberanía única e indivisible confiada a un solo órgano político. El nacimiento de la Junta Grande es el equivalente del Tiers État auto-declarándose Assemblée Nationale (¡uni-cameral!) en el verano de 1789. Moreno repudiaba este sistema. En la Gaceta, nos dejó estas líneas significativas: el sistema de "la federación ... compuesta de varios estados soberanos, como la de los Estados Unidos, ... es el mejor quizá."

Moreno tuvo la grandeza de renunciar. Atento lector de Polibio, sabía que la concentración de poder en un sólo órgano terminaría generando ciclos políticos marcados por la violencia y la inestabilidad. Mariano Moreno: el prócer desconocido.

[1] Enrique Peltzer. Los presidentes. Sus excesos, sus debilidades y el ocaso de la Argentina. (Buenos Aires: Grupo Editor Latinoamericano, 2006).

[2] Martín Caparrós. "Unión Patriótica: Todos colgados del Travesaño", Veintitrés, Año 7, No. 360, junio 2005, p. 31.

[3] Carlos A. Floria & César A. García Belsunce. Historia de los argentinos, tomo 1 (Buenos Aires:
Editorial Kapelusz, 1971), p. 323.

2 comentarios:

ramon cassino dijo...

Hola AM

Muy buen articulo, te felicito.

Pero, para que perdes tiempo citando a un tipo como caparros?

cordiales saludos
ramon cassino

MarcosKtulu dijo...

Tenia razon Moreno, la prueba está en que lo mataron.