sábado, febrero 07, 2009

COLUMNA SEMANAL. "AREOPAGITICA": NELSON CASTRO "SUPERSTAR"

Por Agustín Mackinlay (*)

Nelson Castro, el periodista recientemente despedido, se ha transformado en una auténtica "super-estrella". Al igual que el Sr. Eliaschev, despedido en circunstancias parecidas, el Sr. Castro goza hoy de una insospechada popularidad. Muchos lectores de diarios y revistas, y muchos oyentes de radio —que hasta ahora no le prestaban demasiada atención— mostrarán una avidez sin precedentes por cada uno de sus dichos y comentarios. El periodista Jorge Fontevecchia, de Perfil, resume eficazmente la situación: "Cuanto más intentan acallar las voces críticas, más emergen éstas". Todo indica que estamos ante un nuevo y espectacular error de gobernanza de los Kirchner. El "matrimonio presidencial" percibe la idea de los frenos y contrapesos institucionales como un inútil prejuicio burgués; este desdén por la forma republicana de gobierno los lleva a cometer error tras error. La concentración del poder político se ha traducido —exactamente como anticipaba Montesquieu en 1748— en un fenomenal aumento de las tasas de interés. Los "K" tampoco aceptan la idea del poder ejecutivo uni-personal — hecho planteado por primera vez en este blog. Y ahora, por si fuera poco, caen en la elemental trampa de la Areopagitica.

La Areopagitica de John Milton
En plena efervescencia por la Revolución inglesa, John Milton publica en 1644 uno de los grandes clásicos sobre la libertad de expresión: Areopagitica. Vale la pena estudiar esta obra para medir la magnitud del des-gobierno "K". Si mi lectura es correcta, Milton presenta tres grandes argumentos a favor de la libertad de expresión. El primer argumento se refiere al imperio de la ley o rule of law; dada la imposibilidad de encontrar un censor "infalible e incorruptible", toda prohibición de libros lesiona el principio de igualdad ante la ley. El segundo argumento está referido al conocimiento y la innovación. Para Milton, la censura es un insulto al conocimiento: el poeta-revolucionario concibe esta idea tras visitar a Galileo en Italia, en 1638 (la escena fue imaginada en el siglo XIX por el pintor Annibale Gatti). En una nación como Inglaterra, que Milton describe como "deseosa de inventar", todo perjuicio al conocimiento tendrá graves consecuencias. Finalmente, el poeta llama la atención sobre el problema de la repercusión de la censura: en lugar de castigar a los que emiten opiniones "indeseadas", la censura aumenta su autoridad.

El siglo XVIII ofrece numerosas ilustraciones de la Areopagitica. En 1767 estalla el escándalo de Bélisaire, la novela del enciclopedista Jean-François Marmontel. La Sorbona rechaza el capítulo sobre la tolerancia religiosa; la Corte del rey Luis XV crea un comité para estudiar el asunto. Cuando el comité finalmente opta por condenar la obra, ha pasado más de un año: Marmontel se ha convertido en una celebridad. Lo defienden públicamente Voltaire, Catalina II de Rusia, Federico II de Prusia y el rey de Polonia. ¡Sus obras se cotizan más que nunca! Algo parecido sucede con el libro preferido de Mariano Moreno: la Historia de las dos Indias, de Guillaume-Thomas Raynal. Cuando en 1780 Raynal publica la tercera edición de esta verdadera enciclopedia del colonialismo, aclarando su autoría, un nuevo escándalo sacude al ambiente literario parisino. El precio de la Historia "vuela": todos quieren comprarla; los propios censores —encargados de quemar los volúmenes— los venden en el mercado negro. Analizando el episodio, Alan Charles Kors, especialista en literatura francesa del siglo XVIII, concluye: "La condena de un libro era un título de consideración para el autor".

Gobernanza & prestigio
La Areopagitica mantiene toda su vigencia en 2009. Lo único que el gobierno de los "K" consigue con sus maniobras es transformar a Nelson Castro en una figura importante, que muchos desearán escuchar y leer a partir de ahora. Como escribe Samuel Johnson en su biografía de Milton (leída de cerca por Borges): "This punishment, though it may crush the author, promotes the book". La censura de autores, concluye Milton, demuestra el carácter "pedante" y "patriarcal" de los gobernantes; prohibir libros y autores equivale a desprestigiar la nación. Ninguna de estas advertencias parece inquietar a los Kirchner: como otros tantos gobernantes argentinos, optaron hace décadas por ignorar a los clásicos del republicanismo. Lo notable es que, al hacerlo, pierden el prestigio obtenido durante un "boom" en la economía mundial y/o en la liquidez global. El episodio de Nelson Castro es solo un caso más de las fallas de gobernanza que continuarán apareciendo hasta tanto nuestra forma de gobierno no incorpore la idea de los frenos y contrapesos institucionales.

(*) Associate professor de International Political Economy, Universidad de Leiden (Holanda). Drs. en Humanidades, Universidad de Amsterdam (cum laude); Advanced Studies in International Economic Policy Research, Kiel Institut für Weltwirtschaft. Premio Roosevelt Study Center 2006; Premio LA NACIÓN 1989 y 1991. Estoy publicando El Enigma de Mariano Moreno. Fundación y Equilibrio de Poderes en la Era de las Revoluciones (más información pronto). Mi dirección de e-mail es: agustin_mackinlay@yahoo.com. Columnas anteriores: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11,12, 13, 14, 15, 16.

3 comentarios:

kop_op dijo...

¿Cómo anda tu libro sobre Moreno, Agustín? Supongo que no contiene elementos censurables. Una lástima, teniendo en cuenta la conclusión de Alan Charles Kors, "La condena de un libro era un título de consideración para el autor".
Igualmente, te mereces la consideración de muchos lectores - comenzando con los de este blog. La columna de ayer, interesante lectura como siempre. Saludos,
Federico

Iván dijo...

Agustín, nada que ver con el tema. Pero encontré este artículo y pensé que podía interesarte.

La filosofía política de Jorge Luis Borges
Por Martín Krause


Saludos.

Agustin dijo...

Federico. El libro está listo! Habrán muy pocos ejemplares a la venta -- ya daré más informacíón esta semana en el blog. Creo que ofrece una visión completamente nueva de Mariano Moreno. Parte de la novedad proviene de ... ¡la internet! Fue a través de la web como descubrí que varios autores --Raynal, Mably, Volney-- habían influenciado enormemente el pensamiento de Moreno. Todo este es material nuevo! Ni Ricardo Levene pudo consultar estas fuentes! (no había internet). También ofrezco un análisis extenso de dos citas descuidadas de Moreno: las referencias a Washington & Jefferson.

Naturalmente, el libro no constituye una bio completa de MM -- y mucho menos una historia de la Revolución de Mayo! Además, al volver a Holanda he descubiero aún más material sobre Raynal... De todas maneras, decidí publicar lo que tenía (aún incompleto) por temor a que una versión preliminar --que circuló en Buenos Aires-- fuera apropiada por otras manos ...

Iván. Muy interesante lo de Martín sobre Borges. Qué bueno que se haya tomado el trabajo de hacerlo. Borges da para mucho!

Saludos,

Agustin